Archivo de la categoría: Querido nadie

Querido nadie

Desbórdame hasta naufragarte, dóname tus pasos y estréllate dentro de todas mis orillas -y mis fronteras-. Constrúyeme un fuerte en el pecho, y un castillo, pero… por favor, que esta vez no sea de arena. Descálzame y desabrígame el cuerpo, pero no me dejes demasiado tiempo a la intemperie mirando sola a las estrellas. Contrátame sin dudas, sin deudas. Desembálame y arráncame las capas -y el polvo- pero no desaparezcas al rozar la esencia. Constípate conmigo. Claudica, grita, salta. Muérdete los labios y desabróchate las falsas esperanzas. Espérame en cualquier rincón cuando den las doce y la luna caiga por entre mis curvas, rodeando mi espalda -y mis caderas-. Cómete las uvas conmigo, ding dang, llegó la navidad… ¿resuenan las campanas? Devórame en silencio y derrite los nervios que me aplacan. Ha llegado la hora de volar, querido nadie, ¿cómo quieres que te invente estas navidades?

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cursilería en vena, Desvaríos, El sin sentido, Querido nadie

Shh…

¿Me ves?

¿Me ves?

En algún lugar entre mi cuerpo y mi espanto

Deja un comentario

Archivado bajo Callando, Desequilibrio, Dudas, El sin sentido, Personal, Querido nadie, ser humano, Silencio, Sintiendo, Vida

A ti

Quería inventar palabras,

cosechar recuerdos,

secuestrar abismos adheridos a silencios,

Quería seguirte y hablarte,

saberte

y por encima del tiempo sentirte y escucharte.

Quería mirarte hacia dentro,

dolerte y sanarte,

sangrarte.

Quería leerte

y atarme a tus versos,

perseguirme en mis intentos de buscarte,

susurrarme tus palabras en un desierto de espectros

y perderme en mis recuerdos.

Quería probarte entre mis manos,

mezclarme entre las letras que desgarran a este cuerpo.

Quería soñarte en pasado y tenerte en presente.

Pero hoy tan solo quiero recordarte,

Benedetti,

hoy y siempre.

Deja un comentario

Archivado bajo Escritores, Querido nadie

Cuando todo se torna cotidiano…

La cama está deshecha pero no por el movimiento de dos cuerpos  mezclándose con ella, está deshecha porque mis manos han querido anticiparse al cierre de los ojos voluntario-obligatorio para introducirme en eso que llaman “sueño” y que los domingos por la noche se traduce en una manifestación de mi cuerpo y mi mente contra mi propia voluntad de hacerlo, de dejarme llevar y caer junto a Morfeo.

Es domingo y no duermo, solo escribo con relleno del barato, con grandes cantidades de vacío acumulado en las palabras, que cesaron de salir de mis labios y desaparecieron sin dejar una nota encima de la mesa o una huella delante del espejo, será que ya debería estar durmiendo y volviendo a la realidad que me espera y oprime (pero sin asfixiar) cada semana, supongo que son aspectos de una vida normal y por eso tengo un despertador dispuesto a gritarme, chillarme y asustarme a las 6:55 de la mañana, el problema está en que el reloj me escupe la hora y se acerca peligrosamente a las dos de la madrugada.

En fin, que me agota cuando no tengo nada extraordinario que contar o cuando no puedo hacer de lo cotidiano algo extraordinario, quizás mañana el aire cambie y las palabras también lo hagan, las historias y mi vida.

Buenas noches ojos que buscan mentes despiertas, venas abiertas y letras selladas con sabor a miel de la buena, buenas noches a tientas, que ahora toca resguardarse de la vida por un rato.

– ¿Me esperarás mañana a la hora acordada en el bar de la esquina?

… y mientras tanto pienso: ojalá tuviera tiempo o supiera como estirarlo para quedarme allí, contigo.

1 comentario

Archivado bajo Cuando no puedo dormir, En noches como esta, Personal, Querido nadie, Respirando, ser humano, Vida

Un día cualquiera…

Me he despertado sonriendo, con el alma en las manos y el corazón palpitando de puro miedo teñido y reconvertido en agua diluyéndose, atraída por el suelo. He colgado en la pared una palabra: “quejica”, solo por si así consigo no quejarme demasiado y dejar que todo el aire y toda esencia de vida atraviese cada poro, cada recoveco y transforme mis palabras en “quieros” y “puedos“… Que la vida se me escapa, es cierto, no manejo el telón de este escenario, ni conozco las pautas que persiguen las señoras de las calles, de las esquinas y los floreros rotos.

Y sigue lloviendo y yo sonrío con precaución y demora, pero sonriendo, que las gotas que oprimen a este cuerpo no permiten que los ojos vean más allá, ni atraviesen el silencio, y por eso me levanto, me conecto la bateria de reserva, obligo a mis piernas a moverse, a mis dedos, me dibujo un rostro dispuesto al cambio, a sufrir y a saber congelar este cachito de tiempo que me hace cosquillas y me deja ser completamente yo reflejada en ti (en cada uno de los “tus” que me acompañan hace tiempo). 

… Un día cualquiera … 

2 comentarios

Archivado bajo Descubriendo el mundo, equilibrio, Idealizando, Locura transitoria, Personal, Querido nadie, Respirando, ser humano, Silencio, Sintiendo, Vida

Un año

… ¿Debería significar algo? … 

Un año de mi pero contigo, un año en silencio compartido. Prefiero saberme aquí, protegida de todo, de todos, cerca de la figura que me mira a través del espejo y me sonríe… Yo, tú, el… que más dará. 

Dime… ¿he conseguido atravesarte con las palabras? tal vez… ¿inquietarte? ¿hacerte pedazos y rehacerte de nuevo? … Acaso, ¿has llorado? …  ¿gritado? … ¿reído hasta clavarte las carcajadas en los dientes o en los labios? ¿Has podido sentirte dentro de alguna frase, como parte de ella? ¿has saltado de una línea a otra con las manos temblando? … Quizás… ¿has querido formar parte de este escenario de papel que se abrasa por dentro, devorándose hasta deshacerse para reconstruirse de nuevo?

No, no creo que haya podido conseguir tanto… entonces… ¿Para qué escribir en un blog?

Intenciones:

¿Conocerme?          ¿Conocerte?        ¿Aparentar?       ¿Prevenir(te)?      ¿Discutir con palabras (hacia dentro)?    ¿Compartir(te)?     ¿Idealizar(te)?      ¿Mentir(te)?       ¿Crear(te)?       ¿Crecer?       ¿Dibujar ilusiones persistentes en papel mojado?       ¿Sangrar lágrimas?         ¿Entenderme-te?        ¿Buscarme-te?       ¿Perderme y, tal vez, encontrarme? 

Es cierto… siempre hay excusas, esclusas compartidas entre dos bocas silenciadas por el agua que destruye las ideas cuando atraviesa el espacio con corrientes de deseo, impulsos y fracasos.

Damos razones por las que escribimos, cantamos (yo no… que no canto), sentimos e incluso lloramos… Pero todo se resume en dos palabras: porque vivimos.

Lo se… yo escribo porque respiro a través de las palabras, llenan mis pulmones más que el propio oxígeno… dentro y fuera, consumo cada letra, cada frase con significado propio (el que yo le doy) aunque a veces carezcan de sentido. Me he acostumbrado y ahora prefiero lo abstracto, los días opacos con sentimientos no suprimidos del calendario para al final llegar a conclusiones varias:

      – Ni me entiendo yo ni soy capaz de entender a otros a través de tanta apariencia redactada con la sangre del miedo a no saber quienes somos, o a no querer saberlo. 

Y ahora… ¿Tanto tiempo ha pasado? Un año de absurdos comienzos y finales con testigos del éxito y el fracaso de vivir con un “espacio público” para un “público con poco espacio”. 

Sé, como único resultado verdadero (que no acertado), que mis manos han ocupado mi presencia y han escrito a través de mi, cerrando la puerta para aquel que no tenía permiso para entrar y merodear por esta cerca, cerca de mis huesos, mis ideas tachadas con la tiza y atravesadas con la punta de la flecha que me hace escupir palabras mientras vivo, hablo y respiro.  

Y como dijera hace un año al empezar esta locura llamada blog:

 

“El circo de la vida, bienvenidos”.  

 

30 de enero de 2009… y aún me cuesta escribir el nueve dentro y fuera de mi mente.

5 comentarios

Archivado bajo Creando, Cumpleaños, ecos sonrientes, equilibrio, Esperanza y vida, Experimentando, Idealizando, Inventando, LetrasPalabras, Locura transitoria, Personal, Presente, Querido nadie, Recuerda, Respirando, ser humano, Silencio, Sintiendo, Sueños, Vida

Trozos de mi… (trazos e indicaciones de uso)

La inspiración explota por mis venas, rompiendo, aniquilando y arrasando el espacio, la memoria.

¿Sabes interpretar sueños? A veces es mejor mantener los ojos abiertos y el corazón tapado (solo por si acaso). 

Sí… lo reconozco, he caído hasta el alma, hasta el fondo, hasta el último suspiro de mi sombra ha quedado atrapado, furtivo y por ello condenado, mil veces mutilado, perdido entre otras sombras congeladas en el tiempo, masacrado.

¿Dónde estoy? … 

¿Cómo unir cada parte de un todo enredado en versiones extendidas de una vida en peligro de extinción, engañada y suplicante? 

 

… Cuando ya no quedan respuestas, ni voces capaces de entrar dentro del blindaje que aísla a este… 

¿corazón? 

Deja un comentario

Archivado bajo Creando, Desequilibrio, Desvaríos, Dudas, El sin sentido, Piezas perdidas del puzzle, Querido nadie, Respirando, Silencio, Sintiendo, Vacío, Vida