Archivo de la categoría: Desvaríos

Sonidos para un final XXV

 

Deja un comentario

Archivado bajo Desvaríos

Practicando(me)

Pretendientes colgando de las orejas de ningún quién, uñas pintadas de turquesa, tres cervezas, dos cenas, sonrisas explorando antiguas huellas, un anillo, el skype, las ventajas de creerse joven, el no apostar en las quinielas, el escribirse mensajes ahora que sé que (casi) no me recuerdas, la ambición de descatalogar recuerdos, la añoranza de descubrirlos de nuevo, el chocolate, las galletas,… y decir sí, cuando quería decir no, y NO terminar nunca una frase de forma correcta.  

2 comentarios

Archivado bajo Alcohol en vena, Desvaríos, Pequeños placeres diarios, Personal, Presente, Sonriendo, Verano, Vida

 

¡Vayamos a la calle a gritarle a los cuerdos!

 

2 comentarios

Archivado bajo Desvaríos

Conversaciones telefónicas

Versando a la belleza. Uno, dos, tres, cuatro. Corazones apagados. Dedos deshuesados. Plastilina. Sentimiento. Espera ¿Qué ha sido de… ? ¿Qué ha pasado con…? Los ojos me impulsan a seguirte. Movimiento. Las señales han perdido el equilibrio. Hoy no he ido a clases de… ni he quedado con… ¿Tienes hambre? He creado una merienda alternativa: Yogur, cereales y chocolate. 

Nino-Nino-Nino

Hoy no salgo, que no tengo pasta. Los ovarios me van a estallar ¿Has llamado? ¿Qué te pones hoy? Lágrimas aisladas ¿Ha llovido? Mantengo las piernas cruzadas. Nadie entra ¿Lo sabías? Quédate conmigo. Marcapasos. ¿Necesitas compañía?

*** Hasta que aprendas a no echarme de menos***

¿Quiénes salen hoy? ¿Cine? ¿Concierto? ¿Bares? ¿Comida? Creo que paso. Una manta y una peli, que nunca -NUNCA- hacen daño.

Tic-Tac

Un beso ……………………………………………………………………………..  Adiós 

Deja un comentario

Archivado bajo Desvaríos, Personal, Vida

A título informativo

El aire sigue saliendo de igual forma de mis pulmones aunque cueste respirar un poco más. Estamos a mediados de junio y regresé del viaje a tierras isleñas el lunes por la mañana con palabras escasas, con trabajos para la facultad y con un examen que suspendí casi antes de empezar. Prácticamente todos los que me rodean ya son licenciados -dicen que también yo lo seré en julio, no se sabe-. De momento, me he montado una vida paralela por si suspendo y tengo que esperar a diciembre para recomenzar. No sé. La sorpresa sería aprobar ¿Que más? Estoy intentando empaquetar la vida que he dejado en este cuarto durante cuatro años, pero no se me da nada bien esto de resumir pasados en presentes y tirar el resto al contenedor de reciclaje. Lo primero que he borrado han sido las frases de la pared. Ahora ya no reconozco este lugar y no sé en dónde estaré en los próximos meses. En principio, vuelvo a casa después de cinco años. No está mal. Eso sí, esta tarde quiero ir a la manifestación y gritar con la ciudadanía que ya está bien, que basta ya. 

4 comentarios

Archivado bajo Ciudadanos del mundo, Desvaríos, Ideales, Paso a paso, Personal, Presente, Realidad, Respirando, ser humano, Sintiendo, Soy estudiante, Vida

La vida… mi pequegno paraiso

Escribo desde el centro de Estocolmo con el corazon temblando entre las manos y el cansancio acumulado de una tarde de bicicletas y puestas de sol interminables. Aqui Lorenzo no termina nunca de alejarse y es imposible concentrarse en un ordenador donde pasan y traspasan personas continuamente detrás tuya. Estoy en la ultima parada del viaje y he intentado escribir este mensaje 3 o 4 veces pero este bicho no me deja. Me rindo. Es cierto, el ordenador grita clemencia y mi cuerpo exige el pleno dominio de la paciencia a cada instante. Ahora lo único importante es que el viaje es la excusa y la vida es la clave. 

2 comentarios

Archivado bajo Desvaríos, Viajes, Vida

Comunicación incomunicada

A sabiendas del misterio que dibujan mis dos labios, de las letras que se cuelan por mis dientes, del sabor que exhalan mis palabras, del terror que oprime paladares, de la lengua que se erige tierna y grave, de la voz que manipula soledades. A sabiendas del poder de los gestos cuando hablan -porque siempre, siempre emiten señales-, de las frases tatuadas con las manos, del calor que encienden las sonrisas, del deseo de encerrarme y encerrarte. A sabiendas de leerme entre fisuras, de poetizarme y volverme enteramente pura. A sabiendas de eximirme del pecado,… vuelvo a dejarme “emparrafada” en una comunicación bilateral de juegos capaces de generar sentencias de vida aislada y pálpitos al instante.

Deja un comentario

Archivado bajo Desvaríos, Exámenes, Vida