Adán y Eva

Amanecí nuevamente con las costillas intactas: ninguna mujer me acompañaba.

Sin embargo siento dolor en el pecho.

Algo crece dentro de mí. Ojalá sea Eva.

Inquieto la espero

y ya la amo.

René Avilés Fabila 

Deja un comentario

Archivado bajo minificción

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s