Ribadesella… (o el mundo entero)

En alguna calle de Oviedo

Hemos necesitado 10 horas de sueño, un desayuno con sobras, una ducha rápida y un cuaderno en el que ya no escribe nadie,  para recuperar a cuatro cuerpos maltratados por una aglomeración de humanidad enloquecida y desgarrada por el alcohol y la ausencia de invididualidad… Somos una masa de entes dedicada a hacer exactamente lo mismo, pero… ¡oye! por una vez no ha estado nada mal dejarse llevar y practicar con aquello de respirar a la vez contigo y contigo (y contigo)… El paréntesis queda marcado con su punto y final para uno de estos días y yo no quiero volver a volar sin saberme cercana a esta dimensión ajena a las palabras y repleta, extrañamente, de vida.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Asturias, ecos sonrientes, Esperanza y vida, Pequeños placeres diarios, Personal, Recuerda, Respirando, Sintiendo, Sonriendo, Viajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s