Archivo mensual: mayo 2008

La oportunidad está de huelga.

Arráncame de a poco las costillas, quizás encuentres resquicios de lo que fue cuando aún quedaba algo dentro, mi alma guardada entre latidos confusos. Sujétame que hoy el mínimo golpe de aire puede lanzarme muy alto y hacerme contemplar, en los ojos de una protagonista, el descenso desde el cielo hacia el infierno y permanecer en la frontera sin pasaporte y con una lágrima rota entre mis dedos.

Últimamente me despiertan pesadillas, preludio de lo que viene o de lo que ya fue. Y castigo a la esperanza, maldita compañera de lo ajeno cuyas palabras escupe el viento “otra vez será”… No lo creo.

Y ahora a vestirme contigo, con esa sonrisa que guardo en mi bolsillo para días en los que mi cara se olvida de gesticular, porque hoy no se acaba el mundo y cada día es el comienzo y el final de nuestra historia, por eso y solo por eso seguiré caminando y si me encuentro contigo por la calle te sonreiré.

Y sí, otra vez será pero no este año. Mayores problemas hemos tenido y por eso tengo los pies pegaditos a la tierra, que no soy una niña de esas que gritan si no consiguen lo que desean, no se, siempre he preferido el silencio y la espera.

Deja un comentario

Archivado bajo Vida

Despedida… Objetivo: exámenes.

Sola he de enfrentarme al espejo una vez más. Creí encontrarte al verte, al percibir tu mirada entre otras sombras, entre otros cuerpos que bailaban al ritmo que la vida les marcaba, siempre a destiempo. Creí que eras tú, ese que iba a romper con los pasos que yo me había autoimpuesto, que iba a alcanzar mis ansías y a juntar mis recuerdos con sus recuerdos y a recrear una vida, en comunión con lo ya hecho, con lo que aún queda o no por hacer. Pero mentira, es cierto, crece, aprende y despierta de una vez del cuento, que unos ojos licántropos y una sonrisa envuelta en un gorro con profundidad rubia no puede hacerme creer en la existencia de un mañana mejor. Lo dejo, abandono como cada día, como cada noche al acostarme con mi cuerpo y esconderme de la magia que me permite recrearte como se que no eres, como se que nunca serás. Por eso, quizás sea mejor no conocerte. Te concedo el beneficio de la duda.

Última noche para caer en la caótica muerte en vida que esta ciudad ofrece como recuerdo de tantas otras formas de vivir lo que ahora eres y ya no puedes cambiar. Una obra de teatro llena de realidades opuestas, criticalizadas, perfecta. Un concierto digno de artistas, poetas, o amantes de las venas abiertas en escenarios cerrados y una compañía inmejorable.

Y yo solamente quiero escuchar el latido de tus pasos recorrodiendo cada centímetro de mis miedos, hasta fundirte y convertirte en una estatua para guardarlo como el trofeo que no gané.

En fin. Buenas noches hasta nuevo aviso. Cerrado por falta de tiempo del personal. Escribiré cinco minutos después, de no se que día y no se a que hora… pero después.

PD: ¿Para qué encontrarte si no me reconoces al verme pasar? Ondeo un cleenex blanco en un palo roto… me rindo. No pienso buscarte nunca más.

Deja un comentario

Archivado bajo Alcohol en vena, Creando, Descubriendo el mundo, Desequilibrio, Desvaríos, Gritando, Locura transitoria, Personal, Presente, Respirando, Sintiendo, Vida

Ya no eres bienvenida… Fuera de este cuerpo y de esta mente.

Oigo el eco de mi risa. Carcajadas encajadas en mi mandíbula al oírte respirar, ¿crees que te temo? o ¿qué me haces falta? quizás ¿que te necesito? El aire que respiras lo tiraría a la basura si se aproximara a mis manos lo suficiente. Aniquilaría cada segundo que has estado cerca de mis ojos, pero no demasiado, porque nunca fuiste alguien importante en mi vida, no representaste el papel en la función el tiempo necesario y me alegro, me alegro de alejarme ahora que aún estoy a tiempo de recogerme del suelo, dejarme en una maleta e irme lejos, no tan lejos de tu lado sino de tu recuerdo, que tu figura ya no impone cuerpos firmes y oídos atentos.

No se, será mi orgullo que es grande y no lo recordaba. Será esta sensación de sentirme viva entre los vivos cuando todo hierve por dentro, pero aún así, sonrío incrédula de tus palabras, clavadas, pero poco, en mis dedos, con los que ahora te dedico este punto y final, las últimas palabras que me recuerden la estupidez de la estúpida que tengo en frente. Lo se, se me antoja paradójico lo difícil que resulta abrir los ojos hasta que los encuentras abiertos, y ahora ya no puedes volver a cerrarlos, no como que antes.

Y me alejo lo suficiente como para no contaminarme de tu aire.

Se acabo.

Punto y final.

Deja un comentario

Archivado bajo Gritando, Personal, Presente

SIN PALABRAS…

Y NO ME ATREVO A PRONUNCIARLAS POR MIEDO A ROMPER LA MAGIA.

Vaya día. Dos “tes” que provocan una locura transitoria, una idea, ir a por ella y acabar todos juntos tomándonos algo perjudicial para el cuerpo pero bueno para el alma.

Y terminar así. Me encanta.

Contigo pero sin ti.

Deja un comentario

Archivado bajo Desvaríos

Evíta-me

Y persisto en el empeño de seguirte aunque mis ojos caígan derrotados, golpeados por este silencio, por la espera que ya no espera compañía, por la ausencia de unos labios que sonríen castigados, mezcolanza de sentidos de los sueños apagados.

Me derrito, digo alto, me derrumbo, ocaso, acaso, te castigo, me castigo.

Sola soy para mis brazos, sola para mi vida, para este espejo que ya casi no me mira.

Evítame.

Olvídame.

No, no guardo las espinas que me arranco de la piel. No tengo esperanzas, no creo, creo.

Sin sentido muerdo las palabras para desaparecer en ellas cuando no consigo pronunciarlas, sí, me quedo en este vacío, entre lo que es y no es, allí, aquí, me quedo conmigo, sin ti…

sin ti,

sin ti.

Pero… ¿Quién eres?

¿Mi sombra? ¿Mi otro yo defigurado atrapado en un infierno de sonrisas que lloran?

Estado: Comunicando. Apagada o fuera de cobertura.

Deja un comentario

Archivado bajo Desequilibrio, Desvaríos, El sin sentido, Fuera de cobertura, Querido nadie, Sintiendo, Vida

¿Capaz?

Increíble…

¿Capaces de sonreír?

Solo iba a ser un rato en la terraza del ahora bautizado como el “refugio”, ¿no? El fin era juntar nuestras palabras hasta formar el decálogo de la amistad, escupirnos verdades y abrirnos las venas lo suficiente como para que las gotas de sangre pudieran herir, quemar y cortar la espesura y sacudir el polvo del silencio. Al final, la tarde se hizo noche, el té y el chocolate no cumplieron con el cometido y tu y yo nos encontramos de cara y de espalda con la obligación de permanecer abrigando las sillas después de haber abandonado toda esperanza. Volvimos con un pergamino en la mano y un cigarro en la otra y resultó que, después de la inspiración, del arte convertido en palabras sonoras, en poesía, conocimos otros nombres, otras formas de pensar, de vivir, de actuar, con la premisa de la espontaneidad y de la impulsividad.

¿Capaces de cambiar?

Tan “tremendo”. Para ti se ha convertido en “el sueño de una noche de verano” y para mi, en aprendizaje, ¿sabes? creo que no existe una persona mejor con la que haber compartido esta noche y yo me conformo con ser tu acompañante, mientras, sonrío y te dejo hablar.

¿Capaz?

1 comentario

Archivado bajo Descubriendo el mundo, Experimentando, Idealizando, Personal, Sintiendo, Vida

Hojas de papel en blanco.

Idealizandote…

Atrapada entre recuerdos que aún no han salido del vientre de una virgen y lágrimas que intentan llorar y lo consiguen. Lágrimas transformadas en gotas de agua recorriendo a pasos cansados mi rostro, encontrando, sorprendidas, una sonrisa a mitad de camino entre la vida y la muerte.

Qué fácil es creerte otro, perfecto, como aquel que parece pero no es, que solo aparenta,

¿Será que te envidio?

Quizás, solo esté describiendo lo que veo cuando me mira el espejo. Lo se, soy solo una apariencia de algo que no es, así como somos todos, ¿no?

Y vuelvo a caer en el error, son casi las cuatro y media de la madrugada, estoy sentada delante del ordenador como todas las noches y los días, pero hoy, sin nada que decir o no encontrando la forma de imprimir mis venas en hojas de papel en blanco. No se escupir tinta roja de mi sangre para rellenarlo, por lo tanto, esperaré a ser capaz de no mentirte al escribirlo.

Paso a paso.

Deja un comentario

Archivado bajo Ausencia, Desequilibrio, Desvaríos, El sin sentido, Gritando, Idealizando, Personal, Querido nadie, Silencio, Sintiendo, Vida