Archivo mensual: abril 2008

Placer número dos: La sonrisa.

Hoy, la sonrisa.

¡Vaya hombre! Creatividad en vena. ¿Recuerdan cuándo la selección española de baloncesto ganó el mundial y con ellos se hizo conocida la canción “el busto es mío”? Pues aquí está el protagonista:

“El busto es mío”

“La quiero” (tan, tan bueno).

Deja un comentario

Archivado bajo Cantautores, Comedia, ecos sonrientes, Música, Pequeños placeres diarios, Personal, Vida

Tequiero. Notequiero. Tequiero. Notequiero. Tequiero. Notequiero.

Las dos caras.

Me agoto de ti, de respirarte, de saberte,

cerca o lejos,de maquillarme la cara con tu reflejo,

de esperarte y no, de aproximarme demasiado y querer huir,

de todo y de nada,

pero,

por otro lado,

te necesito.

Deja un comentario

Archivado bajo Callando, Desequilibrio, Desvaríos, El cajón de las cosas rotas, El sin sentido, Personal, Silencio, Sintiendo, Vida

Placer número uno: doblar las hojas de los libros al leer.

Empezaré a escribir (no por orden de importancia y no solamente hoy) una lista con las nimiedades que completan el día a día para darles la relevancia necesaria y recordarlas, si cabe, como un acontecimiento aislado y maravilloso.

Son las pequeñas manías las que nos gritan muy de frente que aún estamos vivos, ilógicos pero respirando. Aspectos tales como doblar las hojas de los libros que nos hemos leído entre temblores nocturnos y lágrimas disecadas por el tiempo y por la intensidad ya malgastada, para trasladar esas líneas (o al menos, eso decimos o creemos) a otras hojas, libretas que permitan estampar en la memoria el sentido que le dimos a esas palabras, pero en mi caso, eso era antes, cuando la fuerza de voluntad ocupaba más espacio en mi vida. Ahora prefiero la posición en la que estoy, doblando hojas por el mero disfrute del momento aprovechado y así, cinco millones de horas después, elegir un libro cualquiera, el primero que se presente ante mis ojos o mis manos, abrirlo justo en donde deje la cicatriz, leer en busca de lo que me atrapó cinco millones de horas antes, y explorar en la herida recordándome a mi misma sintiendo aquello que ya creía no sentir.

Acaso, ¿es o no es maravilloso?

El regalo de hoy:

Una cantautora que recién descubrí hace unos días, Ángela Biedma… (Hay tantos cantautores que me envuelven de la mágia y me atrapan, que no se por cuál empezar, supongo que por eso pongo a alguien que prácticamente no conozco, para no atarme demasiado al comenzar).

Y un corto breve pero curioso.

2 comentarios

Archivado bajo Arte, Cantautores, Cortos, Pequeños placeres diarios, Personal, Vida

El sueño del caracol

Hasta que no me salgan las palabras, seguiré llenando el aire y el espacio de cuentos inventados por otros tantos, figuras ausentes que dibujan corazones rasgados con la punta del dedo índice.

Este es sencillamente elegante, sutil y desgarrador.

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Cortos, Sintiendo

Pienso, luego existes.

PERFECTO

2 comentarios

Archivado bajo Arte, Cortos, Poesía, Sintiendo, Vida

Desequilibrio.

Mañana huelga y manifestación en las calles, y yo mientras tanto, haré un encierro voluntario entre mis sábanas y me enfrentaré a mi propia huelga y a mi propia manifestación dentro de este cuerpo rodeado de la ausencia de unas manos contando con los dedos, debajo de la mesa, los segundos que restan para llegar a unos párpados. Supongo que las novelas que he leído hasta ahora, nunca dibujaron con sabor propio la historia de mi vida y he vuelto a tropezar con la puerta equivocada. Debería apellidarme Vaivén,

– Sí, hola… ¿qué tal?, me presento, soy Lucía Vaivén ¿y usted?.

Porque esa palabra la llevo tatuada tan, tan adentro, que permanece pegada en mis huellas cuando yo ya no estoy allí, por ende, si hay vaivén no existe el equilibrio y si no existe el equilibrio, sólo reina la locura transitoria que me abraza y me da las buenas noches cada día.

Y no, mañana no estaré en las calles. Quizás creas encontrarme perdida entre la gente, o creas advertirme en los reflejos de unos ojos mirando hacia el abismo, pero no, esta vez no seré yo la que juegue a las cartas con los testigos del tiempo perdido. Hoy me quedo sola, hoy…

… un té con dos terrones de azúcar por favor.

Deja un comentario

Archivado bajo Callando, Desequilibrio, Desvaríos, El sin sentido, Experimentando, Gritando, Locura transitoria, Personal, Querido nadie, Vida

Camina.

P-A-R-A-D-A

Atrévete a seguir mis pasos y quédate, quédate cerquita por si me rompo demasiado. Yo mientras tanto, intentaré no apartar mis ojos ni un solo segundo de tu respiración, por si acaso sientas la necesidad de caerte y ya no quieras mirar hacia el cielo nunca más.

P-A-R-A-D-A que no en movimiento, pero eso sí, viviendo y sonriendo.

PD: Fin con “Tokio Blues”, toca la era de “Frank McCourt”.

1 comentario

Archivado bajo Ausencia, Desvaríos, El sin sentido, Libros, Personal, Querido nadie, Respirando, Silencio, Sintiendo, Vacío, Vida