Archivo mensual: enero 2008

Cuando ya no soy nadie

foto-351-abre-los-ojos.jpg

¿Quieres saber quién soy? ¿De verdad quieres desnudarme y arrancarme a golpes de palabras lo que nunca te diré? Parece que no lo entiendes, no soy esa otra muñequita que se pinta la cara cada día para esconderse tras el “rimmel” y su falda, no, no soy esa que te mira coqueta, con una mano en los labios y la otra en la espalda con un cuchillo agarrado esperando la ocasión perfecta para clavártelo allí, entre tu cuerpo y mi espanto. No lo intentes porque aún no he sacado nada en claro sobre mi y no estoy preparada para cargar con más cuerpos en mi espalda.

Hoy no, llegas tarde, no tengo tiempo para destripar mi vida y ponerla frente a ti en un escaparate para que me entiendas.

[Hoy no]

Deja un comentario

Archivado bajo Desvaríos, El cajón de las cosas rotas, Piezas perdidas del puzzle, Sintiendo

Una carta para nadie

Te vi, no se si en sueños pero te vi, puse una cara en tu cara y me escondí al descubrir que quizás eras tú a quién esperaba encontrar ese día o esa noche, y corrí, me alejé tan deprisa que mi sombra ya no estaba cuando quise buscarla. Lo se, siempre salgo huyendo. A veces pienso que me escondo demasiado detrás de un espejo sin nombre ni dueño, donde solo se refleja el color rojo de la sangre que sale de tu pecho cuando tú aún no existes.

Entiéndeme, todavía no se quién eres, no has escrito palabras en mi cuerpo en noches húmedas, no has convertido mis garras en uñas para no hacerte daño o para no hacerme daño, aún no me has arrancado los ojos para poder verte ni me has atado en el tiempo el presente con tus manos para poder buscarte con unos prismáticos desde el sitio en el que estoy, aterrada, buscando excusas para quedarme o inventando excusas para marcharme.

Solo se que te soñé o que quizás tan solo te inventé y creé una cara sin un nombre y sin un cuerpo para no sentirme sola cuando escucho el eco de mi voz como única respuesta y me arranco poco a poco extremidades de mi cuerpo atragantándome con el silencio que me escupe en la boca, que me muerde las orejas y me empuja para abajo, muy al fondo y aún así, me exijo creer que mis manos pueden ser capaces de tocar(te) aunque tus ojos y mis ojos aún no hayan sido presentados.

Si lo pienso de verdad, no necesito esconderme tras un espejo, ni buscarte, ni encontrarte, ni beber de tus labios, ni arrastrarme por tu cuerpo, ni saber si existes porque mis piernas están cruzadas y mi cuerpo está tranquilo recordando que, tal vez, en algún lugar y en otro momento fui feliz, como estoy intentando serlo ahora conmigo (y sin ti).

Deja un comentario

Archivado bajo Querido nadie

Comenzando…

Me encontré contigo y desde entonces no he parado de crecer. Es curioso, no se ni porqué nos molestamos en abrirnos tantas y tantas cuentas por internet. Primero llegó hotmail (con msn incluído), después yahoo, fotolog, skype, twitter, facebook, tuenti… y eso sin contar la cantidad de páginas en las que estamos registradas… A veces me siento demasiado atada a un mundo que no me pertenece, otras, simplemente creo que queremos dejar huella de alguna manera pero que aún no sabemos de que forma, quizás solo necesitamos escribirnos mensajes a nosotros mismos y que haya alguien que medie entre lo que somos y lo que escribimos.

“Para Sabina, vivir en la verdad, no mentirse a sí misma, ni mentir a los demás, sólo es posible en el supuesto de que vivamos sin público. En cuanto hay alguien que observe nuestra actuación, nos adaptamos, queriendo o sin querer, a los ojos que nos miran y ya nada de lo que hacemos es verdad” (La insoportable levedad del ser, Milan Kundera)

El circo de la vida, bienvenidos.

1 comentario

Archivado bajo Comienzos, Experimentando, Personal, Presente, Querido nadie, Sintiendo, Vida